Sintomas de una hernia discal

Cirugía de la hernia discal

En la gran mayoría de los casos, el dolor se alivia en seis semanas. Pero a pesar de su corta duración, el dolor puede ser insoportable y dificultar la participación en las actividades y responsabilidades cotidianas. Para algunos, el dolor puede volverse crónico y/o debilitante.

Es habitual que una hernia discal presione o inflame un nervio cercano, provocando que el dolor se irradie a lo largo del nervio. Una hernia de disco lumbar es la causa más común de la ciática, el dolor de piernas a lo largo del nervio ciático que baja por la parte posterior de la pierna.

Esta presión e inflamación de los nervios al final de la columna vertebral puede provocar parálisis y otros impedimentos permanentes si se retrasa el tratamiento. Si se producen estos síntomas, es necesario un tratamiento médico de urgencia, que puede incluir pruebas y cirugía.

Los síntomas atribuidos a una hernia de disco lumbar pueden tener otras causas. Para determinar el origen del dolor y otros síntomas suele ser necesario un examen físico completo, una evaluación médica y, en ocasiones, pruebas de diagnóstico por imagen.

Hernia de disco lumbar

El propósito de la Biblioteca Médica de Southern Cross es proporcionar información de carácter general para ayudarle a entender mejor ciertas condiciones médicas. Busque siempre el consejo médico específico para el tratamiento apropiado para usted. Esta información no pretende relacionarse específicamente con el seguro o los servicios de atención médica proporcionados por Southern Cross. Para ver más artículos, vaya a la página del índice de la Biblioteca Médica.

Lee más  Ejercicios para tendinitis rotuliana

Esta afección suele denominarse hernia discal y, en ocasiones, prolapso discal. El tratamiento inicial suele consistir en reposo y recuperación, lo que resolverá la mayoría de las hernias discales. En algunos casos puede ser necesaria la cirugía.

Entre los huesos (vértebras) de la columna vertebral hay discos formados por una carcasa exterior resistente con un centro gelatinoso. El gel de los discos permite que la espalda se flexione y se doble, y actúa como amortiguador entre las vértebras.

A medida que envejecemos, los discos se vuelven menos flexibles y comienzan a endurecerse, lo que los hace más propensos a romperse. Una hernia discal puede estar causada por un único esfuerzo excesivo o una lesión. Sin embargo, como la degeneración de los discos avanza con la edad, algunas personas pueden sufrir hernias discales por esfuerzos o torsiones más leves.

Ejercicios de rehabilitación de hernias discales

La columna vertebral tiene un trabajo increíblemente importante. Proporciona estructura, soporte y flexibilidad a tu cuerpo para que puedas doblarte y moverte libremente. A medida que envejece, los cambios en la columna vertebral aumentan el riesgo de sufrir problemas como una hernia discal, también llamada hernia de disco o disco abultado.

Una hernia discal se produce cuando los discos gomosos que sirven de cojines y amortiguadores entre los huesos de la columna vertebral se resecan, agrietan o dañan. Como resultado, el relleno gelatinoso en el centro puede sobresalir, comprimiendo las estructuras en su columna vertebral y causando dolor de espalda.

El equipo de Healthy Life Family Medicine entiende la naturaleza compleja del dolor de espalda y cómo los discos herniados pueden descarrilar su vida diaria y causar un dolor significativo. Si usted tiene dolor de espalda, la pronta evaluación por un profesional médico con licencia es realmente su mejor curso de acción.

Lee más  Fisioterapia para hernia discal

Puede sufrir una hernia discal debido a una lesión o a un esfuerzo excesivo. Sin embargo, en muchos casos, los cambios relacionados con la edad en las estructuras de la columna vertebral son los responsables de las hernias discales. A medida que envejece, sus discos intervertebrales se vuelven menos flexibles y más secos, lo que los hace susceptibles de sufrir daños.

Rehabilitación de hernias discales

Una hernia discal se produce con mayor frecuencia en la columna lumbar (parte inferior de la espalda) o en la columna cervical (cuello), pero también puede producirse en la columna torácica (parte superior de la espalda). Cada localización de una hernia discal produce diferentes síntomas de dolor.

El síntoma más común asociado a una hernia discal en la columna lumbar es el dolor de piernas (también conocido como ciática). Aproximadamente el 90% de las hernias discales se producen en L4-L5 y L5-S1, lo que provoca un dolor en el nervio L5 o S1 que se irradia hacia el nervio ciático. A continuación se describen los síntomas de una hernia discal en estas localizaciones:

Una hernia discal cervical es menos común que una hernia discal lumbar porque hay menos material discal y una fuerza sustancialmente menor en la columna cervical. El dolor y otros síntomas de la hernia discal difieren según el nivel:

La obtención de un diagnóstico clínico correcto es crucial, ya que la elección de las opciones de tratamiento se guiará por el diagnóstico. Se aconseja a los pacientes que nunca acepten un diagnóstico basado únicamente en los resultados de una resonancia magnética u otra prueba radiográfica. Por el contrario, un diagnóstico clínico preciso debe basarse principalmente en los síntomas del paciente y en otra información de su historial médico, así como en un examen físico completo realizado por un profesional de la columna vertebral. En la siguiente sección se describen las opciones de tratamiento de la hernia discal. Para obtener información adicional sobre el diagnóstico del dolor de espalda, los pacientes pueden leer Cómo obtener un diagnóstico preciso del dolor de espalda.

Lee más  Tratamiento ligamento cruzado anterior