Rotura radial del cuerno posterior del menisco interno

Tratamiento del desgarro del cuerno posterior del menisco medial

Cuernos posteriores de los meniscos mediales en rodillas cadavéricas. A) El cuerno posterior intacto del menisco medial se muestra con una flecha negra y el ligamento de inserción se indica con una sonda. B) Un desgarro radial del cuerno posterior del menisco medial se indica con una flecha negra. LCA: ligamento cruzado anterior; LCP: ligamento cruzado posterior; CMF: cóndilo femoral medial; MM: menisco medial.

ResultadosLas rodillas se dividieron en cuatro grupos según el tipo de desgarro del menisco medial: 416 rodillas «sin desgarro», 51 rodillas con «desgarro radial del cuerno posterior», 71 rodillas con «otros tipos de desgarro» y 10 rodillas con «menisco desgastado». La edad media de los cadáveres en el momento de la muerte en cada grupo era de 77,7, 82,3, 82,3 y 80,5 años, respectivamente. Aunque la edad media del grupo «sin desgarro» era más joven que la del grupo «desgarro radial del cuerno posterior» o los grupos «otros tipos de desgarro» (p < 0,001), no había diferencias significativas entre el grupo «desgarro radial del cuerno posterior», el grupo «otros tipos de desgarro» y el grupo «menisco desgastado». La distribución por sexos también era comparable entre los tres grupos (Tabla 1).Tabla 1 Clasificación de los desgarros macroscópicos de los meniscos mediales en rodillas cadavéricasTabla completa

Qué es un desgarro radial del cuerno posterior

Entre agosto de 1996 y diciembre de 1999, se trataron 345 casos consecutivos de desgarros de menisco medial mediante cirugía artroscópica en el Centro Médico Asan de Seúl (Corea). De ellos, se revisaron 96 casos (27,8%) con desgarros radiales del cuerno posterior del menisco medial. Todos los pacientes fueron tratados con una meniscectomía parcial artroscópica. A partir de las historias clínicas, incluidas las notas quirúrgicas y las fotografías artroscópicas detalladas, revisamos la distribución de la edad de los pacientes, los signos físicos preoperatorios, las imágenes de resonancia magnética, los hallazgos quirúrgicos y los resultados clínicos utilizando la escala de puntuación de la rodilla de Lysholm y nuestro propio cuestionario.

Lee más  ¿Como debe ser una sala de fisioterapia?

Los desgarros radiales del cuerno posterior del menisco medial eran más frecuentes de lo que se conocía hasta ahora y también eran más frecuentes en los pacientes de edad avanzada. La mayoría de los pacientes presentaban síntomas mecánicos. La resonancia magnética no suele revelar los desgarros. La atención cuidadosa a la naturaleza del dolor y a la exploración física era fundamental para hacer un diagnóstico. Aunque la mayoría de los pacientes eran de edad avanzada y tenían los cartílagos articulares degenerados, los síntomas subjetivos mejoraron significativamente tras la meniscectomía parcial artroscópica.

Tratamiento de la rotura radial del menisco medial

Los meniscos son dos piezas de cartílago gomoso en forma de C que se encuentran en la rodilla y que encajan entre el fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso del lomo). Los meniscos actúan como amortiguadores y parachoques dentro de la articulación de la rodilla. Permiten que la articulación de la rodilla se deslice suavemente y distribuya las fuerzas dentro de la rodilla durante actividades como caminar, correr y saltar.

Los desgarros de menisco son de diferentes formas y tamaños, y pueden producirse por diversas razones. A menudo se producen como resultado de un traumatismo específico, como aterrizar de forma torpe en un salto o ser placado en el fútbol. Otros desgarros se producen con el tiempo como resultado de la degeneración (desgaste) del cartílago. En general, hay cinco tipos comunes de desgarros: de solapa, radial, vertical, en asa y degenerativo. Cada tipo tiene sus propias causas y opciones de tratamiento.

En los casos de desgarros traumáticos, el paciente suele experimentar una sensación aguda de chasquido en la rodilla, seguida de dolor e hinchazón. En los casos de desgarros degenerativos, los pacientes experimentan a veces una lenta aparición de los síntomas. Cuando una rotura de menisco es sintomática, el paciente puede experimentar dolor, hinchazón y/o síntomas mecánicos (chasquido, enganche y/o bloqueo de la rodilla).

Lee más  Tendon de aquiles anatomia

Desgarro radial del cuerno posterior del menisco lateral

A medida que envejecemos, es habitual sentir más dolores y molestias, especialmente dolor o molestias en las rodillas al caminar, correr o ponerse en cuclillas. A veces, una lesión deportiva u otro traumatismo agudo puede dañar la rodilla. Hay muchas causas diferentes de dolor de rodilla, pero un desgarro de la raíz del menisco de la rodilla no debe tomarse a la ligera, ya que su reparación suele ser necesaria para evitar la progresión de la artrosis.

El menisco es un cartílago delgado y fibroso de la rodilla que suaviza el contacto entre los huesos de la tibia y el fémur de la pierna: se une a los ligamentos de la tibia. Desempeña un papel fundamental a la hora de absorber el impacto y la tensión que sufre la rodilla al realizar las tareas habituales a lo largo del día.

Aunque muchos han oído hablar de la rotura de menisco, hay muchos tipos diferentes, y no todos se tratan de la misma manera, por lo que un diagnóstico adecuado es fundamental. Las tres «zonas» del menisco se denominan (1) cuerno posterior, (2) cuerpo y (3) cuerno anterior. La raíz del menisco conecta cada cuerno con los huesos. Los desgarros de la raíz se producen a menos de un centímetro de la fijación del menisco e impiden que éste cumpla su función de convertir las fuerzas de carga en tensión de aro. Los defectos del cartílago son una mala noticia porque pueden conducir a la pérdida total del cartílago, que se produce cuando los huesos se rozan. El resultado es una alteración del movimiento y un mayor riesgo de artrosis.

Lee más  Ejercicios para tendinitis rotuliana