¿Qué efecto tiene la crioterapia?

Efectos neurológicos de la crioterapia

La terapia de enfriamiento (crioterapia) se utiliza habitualmente en el ámbito clínico para el tratamiento de las lesiones por sus efectos beneficiosos sobre el dolor, la inflamación local y el tiempo de recuperación de los pacientes. Sin embargo, no hay consenso en la literatura sobre los efectos de la crioterapia en las reacciones fisiológicas de los tejidos afectados tras una lesión.

La crioterapia promueve una disminución significativa del flujo sanguíneo, de la presión capilar venosa, de la saturación de oxígeno y de la hemoglobina (sólo para los tejidos superficiales) y de la velocidad de conducción nerviosa. Sin embargo, el efecto de la crioterapia en la concentración de sustancias inflamatorias inducidas por el ejercicio, como la enzima creatina quinasa y la mioglobina, sigue sin estar claro.

Las reacciones fisiológicas a la aplicación de la crioterapia son favorables al uso de esta herramienta terapéutica en el tratamiento inflamatorio y la disminución del dolor, y demuestran su importancia en la rehabilitación de las lesiones del sistema neuromuscular.

Así pues, esta revisión bibliográfica sistemática sobre los efectos de la crioterapia en aspectos circulatorios, metabólicos, inflamatorios y neuronales en seres humanos tiene por objeto dilucidar los mecanismos fisiológicos relacionados con los efectos terapéuticos de la crioterapia.

Crioterapia cómo el frío

La recuperación después del ejercicio es una clave crucial para prevenir las lesiones musculares y para acelerar los procesos de retorno al nivel de homeostasis. Existen varias formas de desarrollar una estrategia de recuperación con el uso de diferentes tipos de técnicas tradicionales y actuales. El uso del frío se ha utilizado tradicionalmente después del ejercicio físico con fines de recuperación. En los últimos años, se ha incrementado enormemente el uso de la crioterapia/crioestimulación de cuerpo entero (WBC; una estimulación de frío extremo que dura entre 1 y 4 minutos y que se administra en una cámara frigorífica a una temperatura comprendida entre -60 y -195°C) para tales fines. Sin embargo, existen controversias sobre los beneficios que puede aportar el uso de esta técnica. Por lo tanto, los principales objetivos de este artículo son describir qué es la crioterapia/crioestimulación de cuerpo entero, revisar y debatir los beneficios que puede proporcionar su uso, presentar consideraciones prácticas y aplicaciones, y enfatizar la necesidad de personalización en función del contexto, la finalidad y las características del sujeto. Esta revisión está escrita por expertos internacionales del grupo de trabajo sobre CBC del Instituto Internacional del Frío.

Lee más  Despues de operar dedo en resorte

Terapia de frío

La crioterapia, a veces conocida como terapia de frío, es el uso local o general de bajas temperaturas en la terapia médica. La crioterapia puede utilizarse para tratar una variedad de lesiones tisulares[1] El uso más destacado del término se refiere al tratamiento quirúrgico, específicamente conocido como criocirugía o crioablación. La criocirugía consiste en la aplicación de temperaturas extremadamente bajas para destruir el tejido anormal o enfermo y se utiliza más comúnmente para tratar las afecciones de la piel.

La crioterapia se utiliza para aliviar el dolor muscular, los esguinces y la hinchazón después de un daño en los tejidos blandos o una cirugía. Se utiliza habitualmente para acelerar la recuperación de los atletas después del ejercicio durante décadas. La crioterapia disminuye la temperatura de la superficie de los tejidos para minimizar la muerte celular por hipoxia, la acumulación de edema y los espasmos musculares, todo lo cual acaba por aliviar las molestias y la inflamación[2]. Puede tratarse de una gama de tratamientos que van desde la aplicación de compresas de hielo o la inmersión en baños de hielo (generalmente conocida como terapia de frío), hasta el uso de cámaras de frío.

Aunque la crioterapia se utiliza ampliamente, hay pocas pruebas de su eficacia que se hayan reproducido o demostrado en grandes estudios controlados. Tampoco se han estudiado sus efectos secundarios a largo plazo[3][4]. Sin embargo, hay un estudio que concluye que la crioterapia tiene un impacto positivo en la recuperación a corto plazo de los atletas. La crioterapia ayudó a controlar el dolor muscular y a facilitar la recuperación en las primeras 24 horas después de una actividad deportiva. Los atletas que utilizaron la crioterapia dentro de las primeras 24 horas para aliviar el dolor se recuperaron a un ritmo más rápido que los atletas que no utilizaron la crioterapia después de su actividad deportiva[5].

Lee más  Rotura de menisco interno

Investigación sobre la crioterapia

El papel de la crioterapia en la fisioterapia La crioterapia es un término general utilizado para englobar el uso de las temperaturas frías en los procesos de atención sanitaria y rehabilitación. La crioterapia, también conocida como terapia de frío o tratamiento con hielo, tiene muchos usos dentro de la fisioterapia y puede ser muy beneficiosa para ayudarle a obtener todos los beneficios de sus tratamientos de fisioterapia.

El uso del hielo y del frío en los tratamientos de fisioterapia puede administrarse de varias maneras.  Dependiendo de la localización de la zona a tratar, así como del objetivo previsto del tratamiento de crioterapia, su fisioterapeuta determinará la forma óptima de aplicación para ayudarle a superar el dolor y la recuperación.

Un fisioterapeuta puede sugerir la crioterapia si cree que el tratamiento con frío y sus efectos pueden ser útiles en su camino hacia la recuperación. El uso de hielo y de temperaturas frías actúa para disminuir la temperatura de la piel y de los tejidos blandos, lo que provoca una disminución del flujo sanguíneo en las zonas afectadas. La disminución del flujo sanguíneo conduce a: