Nombre de los huesos de la rodilla

Anatomía de la rodilla

La rodilla es una articulación compleja formada por diferentes estructuras, como huesos, tendones, ligamentos y músculos. Todos ellos trabajan juntos para mantener la función normal y proporcionar estabilidad a la rodilla durante el movimiento.

Tener una rodilla sana que funcione bien es esencial para nuestra movilidad y capacidad de participar en diversas actividades. Comprender la anatomía de la rodilla mejora su capacidad para discutir y elegir el procedimiento de tratamiento adecuado para los problemas de rodilla con su médico.

La rodilla es una articulación de bisagra formada por dos huesos, el hueso del muslo (fémur) y la espinilla (tibia). En el extremo del fémur hay dos perillas redondas llamadas cóndilos femorales que se articulan con la superficie plana de la tibia llamada meseta tibial. La meseta tibial en el interior de la pierna se llama meseta tibial medial, y en el exterior de la pierna se llama meseta tibial lateral.

Los dos cóndilos femorales forman un surco en la parte delantera (anterior) de la rodilla llamado surco patelofemoral. Un pequeño hueso llamado rótula se asienta en este surco y forma la rótula. Actúa como un escudo y protege la articulación de la rodilla de los traumatismos directos.

Rodillas wikipedia

La articulación de la rodilla forma parte de la extremidad inferior. Es la unión del muslo con la pierna y es una articulación de bisagra. Una articulación en bisagra se dobla hacia adelante y hacia atrás en un plano (a diferencia de la articulación esférica de la cadera).

Lee más  Funcion de los meniscos

La tibia, el fémur y la rótula están cubiertos por una capa lisa de cartílago en el punto de contacto de la articulación de la rodilla. También hay un pequeño hueso llamado fabela, que suele estar situado detrás de la articulación de la rodilla.

Dos de estos ligamentos se encuentran en el centro de la articulación y se cruzan entre sí. Se denominan ligamentos cruzados y están formados por el ligamento cruzado anterior y el ligamento cruzado posterior.

Hay un ligamento en cada lado de la articulación de la rodilla: el ligamento colateral medial en el lado interno y el ligamento colateral lateral en el lado externo. Las lesiones de los ligamentos suelen dar lugar a quejas de inestabilidad de la articulación de la rodilla.

Las células sinoviales producen un líquido resbaladizo y viscoso llamado líquido sinovial dentro de la articulación. En las condiciones que causan la inflamación de la articulación, puede haber una abundancia de líquido sinovial producido, lo que conduce a la hinchazón de la articulación de la rodilla.

Dolor de rodilla

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo. Está hecha para soportar el peso, la estabilidad y la movilidad. El complejo de la rodilla está compuesto por cuatro huesos y tres articulaciones óseas. Se trata de la articulación patelo-femoral, la articulación tibiofemoral y la articulación tibiofibular.

Cuando la rodilla está en su posición totalmente extendida, depende de sus ligamentos, meniscos y del mecanismo mecánico de fijación de los tornillos para su estabilidad. Cuando está en posición de flexión es inestable pero permite el movimiento en varios planos.

Lee más  Como se llaman los musculos de las piernas

La articulación tibiofemoral es una articulación en bisagra, situada entre el hueso más grande del cuerpo (el fémur) y el hueso más grande de la parte inferior de la pierna (la tibia).

La segunda articulación del complejo de la rodilla se encuentra entre la rótula y el fémur. La rótula se desliza hacia arriba y hacia abajo en un surco situado en la cara anterior distal del fémur, denominado articulación patelofemoral.

Todas las superficies articulares óseas tienen cartílago articular que cubre los extremos de los huesos. El cartílago articular tiene una superficie lisa y brillante, que permite que los extremos de los huesos se deslicen libremente unos sobre otros.

Ligamentos de la rodilla

La rodilla está formada por cuatro huesos. El fémur o hueso del muslo es el hueso que conecta la cadera con la rodilla. La tibia o espinilla conecta la rodilla con el tobillo. La rótula es el hueso pequeño que se encuentra delante de la rodilla y que se apoya en la articulación de la rodilla cuando ésta se dobla. El peroné es un hueso más corto y delgado que corre paralelo a la tibia en su parte exterior. La articulación actúa como una bisagra pero con cierta rotación.

La rodilla es una articulación sinovial, lo que significa que está revestida de sinovia. La sinovia produce un líquido que lubrica y nutre el interior de la articulación. El cartílago articular es la superficie lisa del extremo del fémur y la tibia. El daño a esta superficie es lo que causa la artritis.

La tibia (espinilla), el segundo hueso más grande del cuerpo, es el hueso que soporta el peso de la pierna. Los meniscos cubren de forma incompleta la superficie superior de la tibia donde se articula con el fémur. Los meniscos actúan como amortiguadores, protegiendo la superficie articular de la tibia y ayudando a la rotación de la rodilla.

Lee más  Dolor cervical y cuello