Insercion del tendon rotuliano

Dolor en el tendón rotuliano

ResumenLas variantes anatómicas pueden encontrarse en todo el cuerpo. Especialmente en la región de la rodilla, se ha informado de cierta variabilidad en el sistema óseo, tendinoso y muscular. Aparte de algunos casos de aplasia del tendón rotuliano, no se conocen variaciones anatómicas de este tendón. Presentamos un caso poco frecuente de un tendón rotuliano duplicado como variante anatómica, que, hasta donde sabemos, no se ha descrito anteriormente.

DiscusiónEn los humanos, el tendón rotuliano puede identificarse en embriones ya en el estadio 18, mientras que en el estadio 19, el tendón rotuliano está claramente presente en todos los embriones [6]. La rótula se hace visible por primera vez al final del estadio 19 en forma de condensaciones celulares y alcanza su forma característica en el estadio 20 (Fig. 3).Fig. 3Ilustración esquemática del tendón rotuliano cruzado-dobladoImagen a tamaño completo

Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se dé el crédito correspondiente al autor o autores originales y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios.

Tendón rotuliano – deutsch

El tendón rotuliano es la porción distal del tendón común del cuádriceps femoral, que se continúa desde la rótula hasta la tuberosidad tibial. A veces también se le llama ligamento rotuliano, ya que forma una conexión hueso a hueso cuando la rótula está completamente osificada[1].

Lee más  ¿Qué fruta fortalece el corazón?

El tendón rotuliano es un ligamento fuerte y plano, que se origina en el vértice de la rótula en sentido distal y en los márgenes adyacentes de la rótula y en la depresión rugosa de su superficie posterior; por debajo, se inserta en la tuberosidad de la tibia; sus fibras superficiales son continuas sobre la parte delantera de la rótula con las del tendón del cuádriceps femoral. Tiene una longitud de unos 4,5 cm en los adultos (rango de 3 a 6 cm)[2].

Las porciones medial y lateral del tendón del cuádriceps descienden a ambos lados de la rótula para insertarse en la extremidad superior de la tibia, a ambos lados de la tuberosidad; estas porciones se funden en la cápsula, como ya se ha dicho, formando los retináculos rotulianos medial y lateral.

El tendón rotuliano puede lesionarse en una rotura del tendón rotuliano. Dado que el tendón no se regenera completamente en los seres humanos,[3] existe una importante necesidad clínica de investigar terapias para la rotura del tendón rotuliano.

Radiopedia del tendón rotuliano

Como todas las articulaciones sinoviales, la articulación de la rodilla tiene un ligamento capsular. Este ligamento capsular se diferencia de otros porque está formado por porciones de otros ligamentos y expansiones fibrosas de otras estructuras que atraviesan la articulación de la rodilla y forman parte de la cápsula (figuras 12.10 y 12.11). Los componentes de la cápsula incluyen porciones de los ligamentos colaterales medial y lateral y expansiones fibrosas del cuádriceps femoral, la banda iliotibial, los músculos vastos, el músculo sartorio y el músculo semimembranoso. Probablemente la mejor ilustración del ligamento capsular puro se ve en la parte posterior (espacio poplíteo) de la articulación de la rodilla.

Lee más  Funcion de la columna vertebral

El ligamento colateral medial (LCM) y el ligamento colateral lateral (LCL) de la rodilla proporcionan estabilidad a ambos lados de la articulación, impidiendo esencialmente la abducción y la aducción de la articulación y convirtiéndola en una articulación uniaxial que se flexiona y extiende en el plano sagital. El ligamento colateral medial va desde el cóndilo medial del fémur hasta el cóndilo medial de la tibia, con algunas fibras profundas que se unen al menisco medial (que se tratará más adelante en este capítulo). El ligamento colateral lateral va desde el cóndilo lateral del fémur hasta la cabeza del peroné. Obsérvese que el ligamento colateral lateral, a diferencia del ligamento colateral medial, no tiene fibras que se unan al menisco lateral.

Tuberosidad tibial

Se evaluó la morfología de la inserción del tendón rotuliano, la orientación de su haz, la longitud diferencial de los fascículos y la posición del ápice de la rótula en 22 rodillas humanas cadavéricas. El vértice de la rótula se encontraba a un 39+/-6% de la anchura del tendón desde su borde medial. El grueso del tendón estaba unido a los dos tercios distales de la cara anterior de la rótula. En seis casos las fibras del tendón se originaban en la superficie posterior del vértice de la rótula, formando una cresta en la parte posterior del tendón. Esto puede representar una variante anatómica que explique el mayor grosor del tendón observado en la IRM, tanto de forma incidental como durante la evaluación de la tendinitis rotuliana. Los fascículos eran paralelos en el plano sagital, pero convergían en el plano frontal hacia su fijación tibial. Cuando se recogieron injertos de hueso-tendón rotuliano (B-PT-B), como para la reconstrucción del ligamento cruzado anterior, los injertos se estrecharon distalmente. Al cosechar B-PT-B, hay que tener en cuenta la orientación oblicua de las fibras en el plano coronal.

Lee más  ¿Cómo aplicar tape en la muñeca?