Hueso lateral y delgado de la pierna

Huesos del tarso

La tibia, o hueso de la espinilla, se extiende por la parte inferior de la pierna, articulándose proximalmente con el fémur y la rótula en la articulación de la rodilla, y distalmente con los huesos del tarso, para formar la articulación del tobillo. Es el principal hueso que soporta el peso de la parte inferior de la pierna.

Proximalmente, la cabeza del peroné se articula con el cóndilo lateral de la tibia, y el bíceps femoral se une a la cabeza del peroné. Al igual que la tibia, el eje del peroné es triangular y los músculos numerus intervienen en la extensión y flexión del pie. Estos músculos se originan en la superficie del peroné e incluyen el extensor digitorum longus, el sóleo y el flexor hallucis longus, entre otros.

Anatomía de la pierna

La extremidad inferior puede compararse con la superior, teniendo en cuenta que, durante el desarrollo, ambas extremidades giran 90 grados en direcciones opuestas. Esto hace que el dedo gordo del pie acabe en el lado medial, mientras que su equivalente en el miembro superior, el pulgar, está en el lado radial. Los huesos, las articulaciones y la musculatura de la extremidad inferior son relativamente más grandes y resistentes porque están modificados para soportar el peso y la movilidad.

El fémur es el único hueso del muslo (Figura 10-2). Es un hueso grande y largo con una cabeza redondeada superiormente que se articula con el os coxae y dos grandes nudillos, o cóndilos, que se articulan inferiormente con la tibia.

Lee más  Funcion del musculo cuadriceps

1. La cabeza es algo esférica y encaja en el acetábulo en forma de copa del os coxae; aproximadamente tres quintas partes de la cabeza esférica están cubiertas de cartílago articular, hialino, excepto una pequeña fosa, o fovea, para la fijación del ligamento redondo (ligamento teres) de la cabeza del fémur.

2. Un cuello fija la cabeza a la cara superior medial del fémur en un ángulo de unos 130 grados; en la unión de la cabeza y el cuello hay dos prominencias de tracción o trocánteres que sirven de fijación para los grandes músculos de las extremidades inferiores.

Huesos del carpo

Al igual que el miembro superior, el miembro inferior se divide en tres regiones. El muslo es la parte de la extremidad inferior situada entre la articulación de la cadera y la de la rodilla. La pierna es específicamente la región entre la articulación de la rodilla y la del tobillo. Distal al tobillo se encuentra el pie. La extremidad inferior contiene 30 huesos. Son el fémur, la rótula, la tibia, el peroné, los huesos del tarso, los huesos del metatarso y las falanges. El fémur es el único hueso del muslo. La rótula es la cabeza de la rodilla y se articula con el fémur distal. La tibia es el hueso más grande, que soporta el peso, situado en la parte medial de la pierna, y el peroné es el hueso delgado de la parte lateral de la pierna. Los huesos del pie se dividen en tres grupos. La parte posterior del pie está formada por un grupo de siete huesos, cada uno de los cuales se conoce como hueso del tarso, mientras que la parte media del pie contiene cinco huesos alargados, cada uno de los cuales es un hueso del metatarso. Los dedos contienen 14 huesos pequeños, cada uno de los cuales es un hueso de la falange del pie.

Lee más  Dolor en la espinilla

El fémur, o hueso del muslo, es el único hueso de la región del muslo (Figura 1). Es el hueso más largo y fuerte del cuerpo, y representa aproximadamente una cuarta parte de la altura total de una persona. El extremo redondeado y proximal es la cabeza del fémur, que se articula con el acetábulo del hueso de la cadera para formar la articulación de ésta. La fóvea capitis es una pequeña hendidura en el lado medial de la cabeza del fémur que sirve de lugar de unión para el ligamento de la cabeza del fémur. Este ligamento abarca el fémur y el acetábulo, pero es débil y proporciona poco apoyo a la articulación de la cadera. Sin embargo, lleva una importante arteria que abastece a la cabeza del fémur.

Hueso de la pierna que contiene el maléolo lateral

La rodilla está formada por cuatro huesos. El fémur o hueso del muslo es el hueso que conecta la cadera con la rodilla. La tibia o espinilla conecta la rodilla con el tobillo. La rótula es el hueso pequeño que se encuentra delante de la rodilla y que se apoya en la articulación de la rodilla cuando ésta se dobla. El peroné es un hueso más corto y delgado que corre paralelo a la tibia en su parte exterior. La articulación actúa como una bisagra pero con cierta rotación.

La rodilla es una articulación sinovial, lo que significa que está revestida de sinovia. La sinovia produce un líquido que lubrica y nutre el interior de la articulación. El cartílago articular es la superficie lisa del extremo del fémur y la tibia. El daño a esta superficie es lo que causa la artritis.

Lee más  ¿Qué enfermedades se curan con fisioterapia?

La tibia (espinilla), el segundo hueso más grande del cuerpo, es el hueso que soporta el peso de la pierna. Los meniscos cubren de forma incompleta la superficie superior de la tibia donde se articula con el fémur. Los meniscos actúan como amortiguadores, protegiendo la superficie articular de la tibia y ayudando a la rotación de la rodilla.