Funcion del tibial anterior

Tendón del tibial anterior

El músculo tibial anterior es el músculo situado en la parte delantera de la espinilla de la pierna. El músculo se extiende desde una zona justo debajo de la rodilla, bajando por la parte delantera de la espinilla, y finalmente se une a la parte superior del pie.

El músculo tibial anterior sirve para ayudar a flexionar el tobillo y el pie del suelo, como ocurre al golpear el pie.  El músculo también ayuda a tirar del pie hacia dentro, un movimiento llamado inversión. Como el músculo tibial anterior se une a la parte superior del pie, también ayuda a elevar el arco del pie.

Si sospecha que tiene problemas con el tibial anterior, especialmente los que causan una pérdida de movilidad funcional, debe visitar a su médico o fisioterapeuta. Su profesional sanitario puede determinar si su dolor de espinillas es un dolor de espinillas o algún otro problema.

Si tiene debilidad, dolor o tensión en la parte inferior de la pierna o en la espinilla, puede beneficiarse de una visita a su médico o fisioterapeuta para evaluar su situación específica. Un problema con el músculo tibial anterior puede ser un factor que contribuya a su condición, y su fisioterapeuta puede prescribir el tratamiento correcto para ayudar.

Prueba del tibial anterior

Antonio I. Cuesta-Vargas.Información adicionalIntereses competitivosLos autores declaran que no tienen ninguna relación comercial que pueda dar lugar a un interés competitivo.Contribuciones de los autoresMRM llevó a cabo la adquisición, el análisis y la interpretación de los datos, realizó los análisis estadísticos y redactó el manuscrito. MGS llevó a cabo la adquisición, el análisis y la interpretación de los datos, redactó el manuscrito y dio la aprobación final de la versión que se publicará. AICV concibió el estudio, participó en su diseño y coordinación, revisó críticamente el manuscrito en busca de contenido intelectual importante y dio la aprobación final de la versión que se publicará. Todos los autores leyeron y aprobaron el manuscrito final.Derechos y permisos

Lee más  Huesos de la mano sin nombres

Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la licencia Creative Commons Attribution 4.0 International License (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre y cuando se dé el debido crédito al autor o autores originales y a la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios. La renuncia a la Dedicación de Dominio Público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos puestos a disposición en este artículo, a menos que se indique lo contrario.

Síndrome del tibial anterior

El músculo tibial anterior es un músculo humano que se origina a lo largo de los dos tercios superiores de la superficie lateral (exterior) de la tibia y se inserta en el hueso cuneiforme medial y el primer metatarsiano del pie. Actúa para dorsiflexionar e invertir el pie. Este músculo se localiza principalmente cerca de la espinilla.

Está situado en la cara lateral de la tibia; es grueso y carnoso por encima, y tendinoso por debajo. El tibial anterior se superpone a los vasos tibiales anteriores y al nervio peroneo profundo en la parte superior de la pierna.

Pasa por los compartimentos más mediales de los ligamentos transverso y cruzado de la crural. Se inserta en la superficie medial y subyacente del hueso cuneiforme medial y en la base del primer hueso metatarsiano[2].

El músculo tibial anterior es el músculo más medial del compartimento anterior de la pierna. Es responsable de la dorsiflexión y la inversión del pie, y es el mayor dorsiflexor del pie[1]. El músculo tiene dos orígenes, uno en el cóndilo lateral de la tibia y otro en la superficie lateral superior de la tibia, y se inserta en la superficie medial del cuneiforme medial y en la parte adyacente de la base del primer metatarsiano del pie, lo que permite tirar del dedo hacia arriba y mantenerlo en posición de bloqueo. También permite que el tobillo se invierta dando un movimiento horizontal al tobillo que permite una cierta amortiguación si el tobillo fuera a rodar. Está inervado por el nervio peroneo profundo y actúa como antagonista y sinergista del tibial posterior. Sin embargo, el antagonista más preciso del tibial anterior es el peroneo largo. El tibial anterior ayuda en las actividades de caminar, correr, ir de excursión, patear una pelota o cualquier actividad que requiera mover la pierna o mantenerla vertical. Su función es estabilizar el tobillo cuando el pie toca el suelo durante la fase de contacto de la marcha (contracción excéntrica) y actúa después para separar el pie del suelo durante la fase de impulsión (contracción concéntrica). También funciona para «bloquear» el tobillo, como en el caso de patear una pelota, cuando se mantiene en una contracción isométrica.

Lee más  Ejercicios de propiocepcion para niños

Pronación del tibial anterior

En anatomía humana, el tibial anterior es un músculo de la espinilla que se extiende a lo largo de la tibia. Se origina en los dos tercios superiores de la superficie lateral de la tibia y se inserta en el cuneiforme medial y en el primer hueso metatarsiano del pie. Actúa en la dorsiflexión e inversión del pie.

El músculo tibial anterior es el músculo más medial del compartimento anterior de la pierna. Su función es estabilizar el tobillo cuando el pie toca el suelo durante la fase de contacto de la marcha y actúa posteriormente para separar el pie del suelo durante la fase de impulsión. También funciona para «bloquear» el tobillo, como en el caso de patear un balón con la punta del pie, cuando se mantiene en una contracción isométrica.

Básicamente, los movimientos del tibial anterior son la dorsiflexión y la inversión del pie. Sin embargo, las acciones del tibial anterior dependen de si el pie soporta peso o no (cadena cinética cerrada o abierta). Cuando el pie está en el suelo, el músculo ayuda a equilibrar la pierna y el astrágalo sobre los otros huesos del tarso, de modo que la pierna se mantiene vertical incluso cuando se camina por un terreno irregular. Pero, si se camina por la playa se mantiene relajado. Esto se debe a que hay menos presión sobre él.