Cuales son los huesos cortos

Ejemplos de huesos cortos

El esqueleto es el marco del cuerpo. Proporciona la base a la que se aferran otras estructuras y ayuda a crear nuestra forma. Los 206 huesos del esqueleto pueden clasificarse en cuatro tipos: largos, cortos, planos e irregulares. Cada tipo de hueso cumple una función concreta y algunos tipos tienen más de una función.

El esqueleto de los brazos y las piernas está formado principalmente por huesos largos. Los huesos largos se llaman así porque son más largos que anchos. Los huesos largos del brazo incluyen el húmero, el radio, el cúbito, los metacarpianos y las falanges. Los huesos largos de la pierna son el fémur, la tibia, el peroné, los metatarsianos y las falanges. Las clavículas también son huesos largos.

La diáfisis es el eje del hueso largo, el cuerpo principal. La diáfisis es un tubo con un centro hueco llamado cavidad medular (o cavidad de la médula). La pared de la diáfisis está formada por hueso compacto, que es denso y muy duro. Durante la mayor parte de la vida de un hueso largo, el centro de la diáfisis está lleno de médula ósea amarilla. La médula ósea amarilla es básicamente grasa, también conocida como tejido adiposo.

Hueso en el cuerpo

Hay huesos planos en el cráneo (occipital, parietal, frontal, nasal, lagrimal y vómer), la caja torácica (esternón y costillas) y la pelvis (ilion, isquion y pubis). La función de los huesos planos es proteger los órganos internos, como el cerebro, el corazón y los órganos pélvicos. Los huesos planos son algo aplanados, y pueden proporcionar protección, como un escudo; los huesos planos también pueden proporcionar grandes áreas de fijación para los músculos.

Lee más  Articulos cientificos de fisioterapia

Los huesos largos, más largos que anchos, incluyen el fémur (el hueso más largo del cuerpo), así como los huesos relativamente pequeños de los dedos. Los huesos largos sirven para soportar el peso del cuerpo y facilitar el movimiento. Los huesos largos se encuentran principalmente en el esqueleto apendicular e incluyen los huesos de las extremidades inferiores (la tibia, el peroné, el fémur, los metatarsianos y las falanges) y los huesos de las extremidades superiores (el húmero, el radio, el cúbito, los metacarpianos y las falanges).

Los huesos cortos son tan largos como anchos. Situados en las articulaciones de la muñeca y el tobillo, los huesos cortos proporcionan estabilidad y cierto movimiento. Los carpos de la muñeca (escafoides, lunado, triquetral, hamato, pisiforme, capitado, trapezoide y trapecio) y los tarsos de los tobillos (calcáneo, astrágalo, navicular, cuboide, cuneiforme lateral, cuneiforme intermedio y cuneiforme medial) son ejemplos de huesos cortos.

Clasificación de los huesos

Los 206 huesos que componen el esqueleto del adulto se dividen en cinco categorías basadas en sus formas (Figura 6.6). Sus formas y sus funciones están relacionadas de manera que cada forma categórica de hueso tiene una función distinta.

Un hueso largo es aquel que tiene forma cilíndrica, siendo más largo que ancho. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el término describe la forma de un hueso, no su tamaño. Los huesos largos se encuentran en los brazos (húmero, cúbito, radio) y en las piernas (fémur, tibia, peroné), así como en los dedos de las manos (metacarpianos, falanges) y de los pies (metatarsianos, falanges). Los huesos largos funcionan como palancas; se mueven cuando los músculos se contraen.

Lee más  Ejercicios para artrosis de cadera

Un hueso corto es aquel que tiene forma de cubo, siendo aproximadamente igual en longitud, anchura y grosor. Los únicos huesos cortos del esqueleto humano son los carpos de las muñecas y los tarsos de los tobillos. Los huesos cortos proporcionan estabilidad y apoyo, así como cierto movimiento limitado.

El término «hueso plano» es en cierto modo un término erróneo porque, aunque un hueso plano suele ser delgado, también suele ser curvo. Algunos ejemplos son los huesos del cráneo, las escápulas, el esternón y las costillas. Los huesos planos sirven como puntos de unión para los músculos y a menudo protegen los órganos internos.

Huesos irregulares

Los huesos sostienen y protegen el cuerpo y sus órganos. También producen varias células sanguíneas, almacenan minerales y proporcionan apoyo a la movilidad junto con los músculos. Los huesos están formados por tejido óseo, un tipo de tejido conectivo denso. El tejido óseo es el tejido conectivo estructural y de soporte del cuerpo que forma la parte rígida de los huesos que componen el esqueleto. En general, los huesos del cuerpo son un órgano formado por tejido óseo, médula ósea, vasos sanguíneos, epitelio y nervios.

Existen dos tipos de tejido óseo: el cortical y el esponjoso. El hueso cortical es un hueso compacto, mientras que el hueso esponjoso es un hueso trabecular. El hueso cortical forma el exterior extremadamente duro, mientras que el hueso esponjoso rellena el interior. Los tejidos son biológicamente idénticos pero difieren en la disposición de su microestructura.

Figura \ (\PageIndex{1}): Tipos de hueso: Esta imagen muestra las diferentes clasificaciones óseas, basadas en la forma, que se encuentran en un esqueleto humano. Se trata de hueso plano, hueso sutural, hueso corto, irregular, hueso sesamoideo y hueso largo.

Lee más  Angulos de la escapula