¿Cuáles son ejercicios respiratorios?

Ejercicios de respiración para la ansiedad

Artículo anteriorEjercicios de respiración para reducir el estrésUna de las herramientas más olvidadas -pero más eficaces- para controlar el estrés es algo que llevamos involuntariamente con nosotros durante cada segundo del día: nuestra respiración. Los ejercicios de respiración profunda pueden tener un efecto profundo en nuestro estado de ánimo, así como mejorar la calidad de nuestra práctica de meditación. Aunque se recomienda dejar que la respiración fluya de forma natural durante la meditación, hacer un par de respiraciones profundas de forma intencionada al principio puede ayudar a asentar la mente y crear un espacio para el crecimiento.Artículo siguienteMira la mini meditación: Respirar – 1 min

Ejercicios de respiración para ataques de pánico

La respiración superficial, como habrá notado, es un efecto secundario común del estrés; por eso respirar profundamente después de un momento agotador puede ser un gran alivio. Pero, ¿por qué ocurre esto y es posible calmarse cuando se está estresado sólo con ejercicios de respiración?

La mayoría de las personas se enfrentan a diario a pequeños factores de estrés como el tráfico, los plazos de entrega en el trabajo y las disputas interpersonales: Son en gran medida inevitables. Sin embargo, el estrés crónico -un estado persistente de sensación de agotamiento o agobio que se ignora o no se trata adecuadamente- podría contribuir a problemas digestivos, aumento del apetito, debilitamiento del sistema inmunitario e interrupciones del sueño.

Así las cosas, muchos estadounidenses dicen experimentar más estrés del que creen que es saludable, según una encuesta de la Asociación Americana de Psicología de 2019. Y aunque la sabiduría convencional apunta a actividades como el yoga y la meditación para la reducción natural del estrés, la respiración profunda -que forma parte de esas dos actividades- podría ser la clave.

Lee más  Como se llama el musculo del hombro

Pero demos un paso atrás: Las situaciones muy estresantes activan una serie de cambios fisiológicos que preparan al cuerpo para responder al peligro. Por ejemplo, tanto los latidos del corazón como la respiración se aceleran para distribuir el oxígeno y la energía, lo que da lugar a respiraciones rápidas y poco profundas que interfieren con el rango de movimiento típico del diafragma y llevan menos oxígeno a la parte inferior de los pulmones. Esto puede hacer que te sientas ansioso y con falta de aire.

Técnicas de respiración del yoga

La respiración es una necesidad de la vida que suele producirse sin pensar demasiado. Al inspirar, las células sanguíneas reciben oxígeno y liberan dióxido de carbono. El dióxido de carbono es un producto de desecho que se devuelve al cuerpo y se exhala.

Una respiración inadecuada puede alterar el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono y contribuir a la ansiedad, los ataques de pánico, la fatiga y otros trastornos físicos y emocionales. La próxima vez que te sientas ansioso, hay una variedad de ejercicios de respiración para la ansiedad que puedes probar.

La respiración alterna (nadi shodhana) consiste en bloquear una fosa nasal a la vez mientras se respira por la otra, alternando entre las fosas nasales en un patrón regular. Lo mejor es practicar este tipo de respiración para aliviar la ansiedad en posición sentada para mantener la postura.

Según el Instituto Americano del Estrés, de 20 a 30 minutos de «respiración abdominal», también conocida como respiración abdominal o diafragmática, cada día pueden reducir el estrés y la ansiedad. Busque un lugar cómodo y tranquilo para sentarse o tumbarse. Por ejemplo, pruebe a sentarse en una silla, a sentarse con las piernas cruzadas o a tumbarse de espaldas con una pequeña almohada bajo la cabeza y otra bajo las rodillas.

Lee más  ¿Qué es la micro frecuencia?

Entrenamiento respiratorio

El término «lucha o huida» también se conoce como la respuesta al estrés. Es lo que hace el cuerpo cuando se prepara para afrontar o evitar el peligro. Cuando se invoca adecuadamente, la respuesta al estrés nos ayuda a superar muchos retos. Pero los problemas comienzan cuando esta respuesta es provocada constantemente por acontecimientos cotidianos menos trascendentales, como los problemas de dinero, los atascos, las preocupaciones laborales o los problemas de pareja.

La respiración profunda también recibe los nombres de respiración diafragmática, respiración abdominal, respiración del vientre y respiración acompasada. Cuando se respira profundamente, el aire que entra por la nariz llena completamente los pulmones y la parte baja del vientre se eleva.

Para muchos de nosotros, la respiración profunda parece poco natural. Hay varias razones para ello. Por un lado, la imagen corporal tiene un impacto negativo en la respiración en nuestra cultura. Un vientre plano se considera atractivo, por lo que las mujeres (y los hombres) tienden a contener los músculos del estómago. Esto interfiere con la respiración profunda y hace que la «respiración torácica» superficial parezca normal, lo que aumenta la tensión y la ansiedad.