¿Cómo saber si está bien mi suelo pélvico?

Causas de la tensión del suelo pélvico

Ejercicios de Kegel para hombres: Entender los beneficiosLos ejercicios de Kegel para hombres pueden ayudar a mejorar el control de la vejiga y posiblemente mejorar el rendimiento sexual. Esta es una guía para realizar correctamente los ejercicios de Kegel.Por el personal de Mayo Clinic

Los ejercicios de Kegel para hombres pueden fortalecer los músculos del suelo pélvico, que sostienen la vejiga y el intestino y afectan la función sexual. Con la práctica, los ejercicios de Kegel para hombres pueden realizarse en cualquier momento.

Si tiene problemas para realizar los ejercicios de Kegel, no se avergüence de pedir ayuda. Su médico u otro profesional de la salud puede darle información importante para que aprenda a aislar y fortalecer los músculos correctos.

En algunos casos, el entrenamiento de biorretroalimentación puede ayudar. En una sesión de biorretroalimentación, el médico u otro profesional sanitario introduce una pequeña sonda en el recto. A medida que se relajan y contraen los músculos del suelo pélvico, un monitor mide y muestra la actividad del suelo pélvico. Las investigaciones sugieren que el entrenamiento con biorretroalimentación es más eficaz para tratar la incontinencia fecal.

Tensión de los músculos del suelo pélvico

Las aberturas de estos órganos, la uretra de la vejiga, la vagina del útero y el ano del intestino pasan por el suelo pélvico. Los músculos del suelo pélvico se unen al hueso púbico por delante y al hueso de la cola por detrás y desde la base de la pelvis.

Lee más  ¿Cómo saber si necesito ir a quiropráctico?

Se recomienda que todas las mujeres ejerciten los músculos del suelo pélvico todos los días a lo largo de la vida, para prevenir la debilidad o mejorar la fuerza. Ejercitar los músculos débiles con regularidad, durante un periodo de tiempo, puede fortalecerlos y hacer que vuelvan a funcionar con eficacia. Los ejercicios suaves regulares, como caminar, también pueden ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico.

Cierra los ojos e imagina qué músculos apretarías para impedir que se te escape el aire o para «aguantar» la orina. Si no notas que estos músculos se tensan, pide ayuda a un fisioterapeuta especializado en salud femenina. Ella te ayudará a ponerte en marcha.

Ahora que puedes sentir que los músculos del suelo pélvico funcionan, apriétalos alrededor del conducto frontal, la vagina y el conducto posterior con la mayor fuerza posible y mantenlos durante tres o cinco segundos. Al hacer esto, deberías sentir que los músculos del suelo pélvico se «levantan» dentro de ti y sentir una «soltura» definitiva cuando los músculos se relajan. Si puedes aguantar más tiempo (pero no más de ocho segundos), hazlo. Recuerde que el apretón debe ser fuerte y que debe sentir una clara «liberación». Repite hasta diez veces o hasta que sientas que los músculos del suelo pélvico se fatigan. Descansa unos segundos entre cada apretón.

Disfunción del suelo pélvico masculino

PASO 3: MEDIR LA FUERZA DEL SUELO PÉLVICOLos músculos del suelo pélvico son muy importantes para la salud de la vejiga y el intestino.    Los músculos del suelo pélvico se extienden desde el interior del hueso púbico hasta el ano y se entretejen alrededor de la vagina, la uretra y el recto, por lo que parecen casi una cesta.    Estos músculos sostienen la vejiga y el intestino, y también pueden ayudar a mejorar la sensación sexual.Medir la fuerza del suelo pélvico puede ser una tarea difícil sin la ayuda de un profesional.    Sin embargo, es un paso fundamental, ya que te asegura que eres consciente de los músculos que vas a fortalecer y te informa de tu nivel de fuerza «de referencia» antes de empezar un programa de ejercicios. También le ayuda a asegurarse de que está contrayendo los músculos correctamente.  A continuación, encontrarás tres formas de evaluar la fuerza de los músculos del suelo pélvico.    Mientras realizas cada ejercicio, anota tu nivel de fuerza percibido en una escala del 1 al 10, siendo el 1 el más débil y el 10 el más fuerte.

Lee más  ¿Cómo desinflamar la bursa de la cadera?

Suelo pélvico hipertónico

«No es tu abdomen ni tus nalgas», explica el Dr. Levin. «Si te pones la mano en el abdomen y sientes que los músculos del vientre se contraen, no estás apretando el lugar correcto. Si sientes que las nalgas se tensan y se levantan de la silla, entonces no estás apretando el lugar correcto.»

Hay varias posiciones habituales para los ejercicios de kegel. Una posición popular es la de sentarse en posición vertical sobre una pelota de ejercicios. Se puede realizar con o sin un rollo de toalla. Otras posiciones muy conocidas son: tumbada de espaldas, tumbada de lado o tumbada boca abajo.

Puede ser útil introducir un dedo en la vagina y apretar los músculos como si trataras de retener la orina, dice el NIH. Si estás haciendo los ejercicios de kegel correctamente, deberías sentir cómo se tensan los músculos al hacer esto.

«A menudo puedes apretar los músculos durante un segundo rápido, pero luego los músculos se fatigan muy rápido», explica el Dr. Levin. «Con la práctica, la concentración y el entrenamiento puedes aprender a hacer kegels que puedas mantener durante unos segundos antes de soltarlos. Ser capaz de hacer tanto los apretones rápidos como los ejercicios de Kegel más largos y fuertes es el mejor de los casos.»